5 Cosas que no debes hacer cuando ves un mono

Compartir

Efectivamente, sé que los monos pueden parecernos graciosos y de hecho lo son, pero ahí reside su principal peligro. 🙂 Nos fiamos y nos dejamos engañar por su apariencia y es que pueden a llegar a ser tan ”monos”…

Pues bien aquí vienen nuestros 5 consejos que pueden ayudarte a evitar cualquier susto cuando veas a uno de estos individuos viajando por el globo.

 

1- No alimentarlos. Sí, correcto, es exactamente lo que estoy haciendo en esta foto. Es un error en el que todos caemos la primera vez que vemos un mono. Compramos bananas o cualquier tipo de fruta y empezamos a repartir a la manada de monos que nos acabamos de encontrar. Esto puede llegar a ser divertido hasta que alguno de estos monos se le ocurra que más que esperar que tú le des la comida, mejor te la quita él directamente. A nosotros nos ha llegado a pasar tanto en Sudáfrica como en Camboya, que uno de estos se ha lanzado por la comida que teníamos y nos la ha robado con todo el descaro o peor aún, nos ha cogido de la mano y nos ha ”sugerido” de forma vehemente que le entregáramos nuestra comida, a lo cual debes acceder si no quieres un mal mayor. En Sudáfrica sin ir más lejos, uno tuvo el morro de quitarle la comida de la boca a Susana mientras estaba masticando un sandwich!

2- No les mires directamente a los ojos. No todos los monos se ponen agresivos si les miras a los ojos, pero una gran mayoría puede hacerlo. Cuando les miras directamente a los ojos pueden entender que los estas retando a un duelo y por ello, pueden ponerse bastante agresivos. Recuerdo en Costa Rica como nos vimos retados por un mono capuchino que parecía ser el jefe de la manada. Al parecer entendió que al apuntarle con la cámara le estábamos retando y tuvimos que salir de ahí con mucho cuando nos rodeó toda la manada en el Parque Nacional de Manuel Antonio, así que mucho ”ojito” con el tema 🙂


3 – No achucharlos. Algunos monos pueden parecer tan ”achuchables” como este mono japonés, es imprescindible que evites caer en la tentación de intentar tocarles y ni se te ocurra cogerlos en brazos. Alguno de ellos puede que decida posarse sobre ti, eso es un hecho que no podrás evitar y que aunque no es recomendable, puede tener un pase, porque es el mono en cuestión el que ha decidido estar encima de ti. Pero deberás quitártelo de la mejor manera posible lo antes posible, o sino, encontrará la forma de hacer que te arrepientas de haberle déjalo posarse sobre tus hombros o cabeza. Créeme son animales salvajes y quieren obtener comida o algo de ti, como es lógico. Así que no olvides eso, tu querrás verlos y hacerte una foto con ellos, ellos en cambio querrán comer, así que no te fíes. Recuerda que si uno de estos te muerde o araña te complicará mucho las cosas en tu viaje y depende de como sea la herida, el viaje habrá acabado, porque puede infectarse y deberás acudir rápidamente al hospital más cercano. 

4- Evita verte rodeado por una manada de estos simpáticos animales. Los monos viven en grandes comunidades y normalmente estas comunidades tienen uno o varios líderes. Cuando salen a comer van en manada y cuando atacan también. Eso quiere decir que si en algún momento por lo que sea, uno de estos monos interpreta que tú le has intentado atacar y decide pasar a la ofensiva, es muy probable que el resto de monos también se lance contra ti a la vez. Lo cual puede ser letal. Así que mejor intenta no verte rodeado por la manada entera, esto suele pasar cuando les das de comer, vienen en tropel y cuando te quieres dar cuenta estás completamente rodeado. Sería recomendable si te hayas en una situación similar, que sueltes toda la comida en otro lado y te abras paso para romper el círculo que te rodea.

5- Son más rápidos y están en su habitat que tú, así que no los subestimes. Muchos turistas creen que podrán tomarle el pelo a un mono o se dejan engañar por su aspecto gracioso y desenfadado, craso error. Recuerda un mono es más rápido que tú, está más adaptado al medio y además tiene la necesidad de alimentarse, así que mejor no los subestimes o te arrepentirás. Nosotros hemos llegado a ver como te buscan la espalda para abrirte la mochila y robarte lo que tengas, como tomen tu cámara o cualquier otro objeto, dalo por perdido.

Este post está para advertir a todos aquellos, que al igual que nosotros les encantan los animales y en especial los monos. No queremos crear ningún miedo o fobia solo advertir dando algunos consejos de sentido común. Con todo ello queremos decir, que cuando tengas la suerte de encontrarte con estos simpáticos y descarados visitantes, disfrutes de su compañía, les hagas muchas fotos y sobretodo no sufras ningún percance inesperado.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *