Blyde River Canyon en Mpumalanga

Compartir

Ya sea antes o después de visitar el Parque Kruguer, debes dedicar un día para visitar el maravilloso Blyde River Canyon que rodea la parte sur del Kruger. Además puedes realizar una ruta circular con coche que te llevará a diferentes localizaciones como cascadas y miradores que sin lugar a dudas te dejarán con la boca abierta. La ruta es conocida como la Ruta Panorámica.

Para visitar Blyde River Canyon puedes elegir hacer una ruta circular que partiría desde Nelspruit, poblado bastante cercano a Kruguer y que te lleva por las principales atracciones de la zona. Además podrás visitar un mirador precioso (si el día te lo permite) llamado God’s windows, Berlín Falls y algún que otro lugar de interés más, antes de pasar por el maravilloso Blyde River Canyon. La Ruta Panorámica se sitúa en Mpumalanga y como digo está realmente cerca del Parque Kruger, por lo tanto puedes elegir hacer la excursión el día de antes o después de visitar el parque.

Nosotros tuvimos mala suerte y ese día era imposible ver nada por God’s Windows (la ventana de Dios), había una niebla tan espesa que a duras penas se podía ver nada aunque se apreciaba el gran barranco que había delante. Un poco decepcionados, decidimos no perder más tiempo en el mirador y nos fuimos hasta Berlin Falls, en este caso si pudimos disfrutar de una vista despejada. Aunque ahora mirando la foto de God’s Windows con la niebla cabe decir que tiene su encanto, me recuerda a los bosques nubosos de Costa Rica. Por otra parte, Berlin Falls es una cascada de 45m y realmente uno se puede quedar horas embobado viendo semejante paisaje.

Después de un buen rato mirando está maravilla de la naturaleza, decidimos ir hacía nuestra próxima parada Pilgrim’s rest. Un poblado que se conserva igual que los primeros pobladores europeos de la zona que llegaron sobre el siglo XIX. Parece ser que el lugar era una antigua explotación minera y en 1972 cuando cerró la mina, decidieron hacer un museo de la ciudad.

La verdad es que la visita nos decepcionó bastante, no la recomiendo, si estáis haciendo la ruta os la podéis saltar perfectamente. Encontramos el pueblo como la típica trampa para turistas que no tiene nada de autenticidad y en nuestra opinión no merece la pena. Cuando planteé el viaje había pensado incluso hacer noche aquí, menos mal que descartamos esta opción porque hubiera sido una perdida de tiempo.

También visitamos Lisbon Fall, una cascada de 95m también espectacular. Visita obligatoria si estás por la zona.

Después de esta visita, decidimos ir al plato fuerte, Blyde River Canyon. Creo recordar que cuando estás en posesión de la Wild Card no tienes que pagar la entrada, así que una vez pasada la entrada pudimos movernos por el lugar. La zona principal no lleva más de 30 minutos recorrerla pero merece la pena ya que te dejará sin palabras. Nosotros ya habíamos visto el gran cañón del Colorado y aunque Ryver Canyon es mucho más pequeño la puesta en escena sigue siendo espectacular y la convierte en una visita obligatoria. Allí habían varios colegios haciendo excursión y los niños nos miraban, debíamos parecerles raros sobretodo Susana, que durante todo el viaje fue con el pelo teñido de rojo y eso llamaba muchísimo la atención a los lugareños. Un par de niños no pidieron que les hiciéramos una foto de recuerdo y todo.

Para visitar la zona deberás pasar por puentes con mucha altura, si tienes miedo a las alturas quizás no es la visita más recomendable, pero son puentes cortos y la sensación de peligro es muy baja.

 

Más tarde visitamos Three Rondavel otro mirador precioso. El simple hecho de desplazarte en coche por esas carreteras rodeadas por esos paisajes merece la pena. Un rondavel es una clásica casita africana con el techo de paja, como se puede apreciar en la foto la montaña parece tener tres rondavels en su cima, dotándole de un aspecto peculiar. La sensación de vacío y libertad mirando tal paisaje es indescriptible, hace que cualquier persona se sienta diminuto ante el poder de la naturaleza. Sudáfrica tiene las mejores carreteras que me he encontrado viajando, no solo su infraestructura es envidiable sino que además los paisajes que las rodean te dejarán impresionado, parece que estés en uno de esos anuncios de automóviles donde los paisajes ayudan a acrecentar las ganas de conducir.

Además allí vimos un grupo de nativos que vendían sus manualidades y además ayudabas económicamente a estas gentes, sin intermediarios. Decidimos que era el momento de comprar algo para llevar a casa y compramos entre otras cosas una pieza de madera con forma de jirafa que ahora está en nuestro comedor y unas máscaras africanas que están en nuestro dormitorio decorando la pared. Cabe decir que Sudáfrica es uno de los países donde encontrarás más objetos chulos que comprar, son muy detallistas y puedes comprar cosas muy originales, ya sea ropa, bisutería, manualidades varias y un sinfín de objetos con los colores y formas africanas.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *