Death Valley, EEUU

Compartir

Posiblemente uno de los sitios del planeta con las temperaturas más extremas, apodado por los españoles como el Valle de la Muerte, el lugar hacer honor a su nombre, miles son las personas que a lo largo de la historia han fallecido intentando hacer la proeza de cruzar el valle o porque se desorientaron y no pudieron salir.

Al contrario de lo que mucha gente puede pensar Death Valley no es un lugar inhóspito sin vida, todo lo contrario, Death Valley es un parque natural, protegido por el gobierno de los EEUU y aquí se puede encontrar una fauna muy particular, capaz de sobrevivir a temperaturas extremas. Aquí viven animales como coyotes, zorros, ovejas e incluso algún puma que otro.

Hay algún mirador chulo como Dante’s Point donde uno puede contemplar las vistas a 1669 metros de altura, también no debes perder la oportunidad de hacerte una foto en el espectacular mar de sal, un conjunto de rocas salinas que dejan un paisaje entre precioso y apocalíptico, por ello también es conocido como Campo de Golf del Diablo.

Otra visita obligatoria es el Badwaters, el lugar más bajo del hemisferio occidental  85,3m bajo el nivel del mar. También podéis visitar el Scotty Castle, una fortaleza de estilo español colonial construida en mitad de la nada por un ricachón con más de 3658 metros cuadrados.

Recordar que las temperaturas son extremas en Death Valley, así que llevar agua con vosotros en abundancia y gorras. Recordar que hay grandes zonas sin gasolineras y que dentro el precio de la gasolina es mucho más caro y no intentéis hacer grandes proezas andando por el lugar porque os puede dar un golpe de calor en menos que canta un gallo.

Lo más impresionante del parque son sus enormes espacios aparentemente vacíos, que nos recuerdan a las películas del oeste que tantas veces vimos cuando éramos peques. Conducir por esas carreteras de película también es un valor añadido que brinda a los visitantes del parque una experiencia increíble.

La visita se puede realizar en un día sin problemas y puedes hacerla de camino a Yosemite. Veréis que no hay entrada para pagar, tenéis que bajaros y depositar el dinero en una especie de caseta, nadie os vigila pero si os paran y no habéis pagado os multarán.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *