Las Vegas, EEUU

Compartir

En tu recorrido por la Costa Oeste visitar la ciudad del pecado debe ser una parada obligatoria. La ciudad de las Vegas, nos saturará con sus luces, ruido y anuncios rodeándonos constantemente pero sin lugar a dudas será una experiencia que no olvidarás.

Nosotros pasamos tres días en las Vegas y debo decir que llegó a saturarnos. La ciudad de las Vegas es un enorme enclave construido de la nada, en mitad del desierto fruto de las leyes del estado de Nevada que permiten el juego. En los años 50-60 era una ciudad llena de mafiosos, las gentes que visitaban el lugar eran personas de ”mala vida” por así decirlo pero con el tiempo se ha buscado atraer a otro tipo de ”clientela” volviendo las Vegas a tener una oferta bastante más familiar.

La ciudad tiene para ofrecerte tanto como te puedas permitir, desde paseos en helicópteros, conciertos de primera clase con artistas que tienen contratos multimillonarios por tocar en los hoteles más lujosos de la ciudad (Elton John, Kiss, ZzTop, Santana entre otros…), restaurantes de lujo, fiestas nocturnas y por supuesto muchos, muchísimos casinos y juegos de apuestas.

En las Vegas, los hoteles son el auténtico protagonista. La ciudad tiene cientos de hoteles desde grandes a pequeños, pero dentro de esa oferta de hoteles, están los macro complejos hoteleros que pueden llegar a ser aproximadamente entre 15-20 que le dotan de carisma a la ciudad. Estos macro complejos son mucho más que hoteles, cada complejo es como un parque temático, por ejemplo esta Luxor, ambientado en el Antiguo Egipto,  a Venecia, a la Edad Media…incluso hay uno dedicado a la ciudad de Nueva York con una montaña rusa que recorre por fuera el edificio y te puedes montar!

Dentro de estos mastodontes hoteleros encuentras de todo, desde centros comerciales, restaurantes de lujo, teatros, piscinas enormes y por supuesto casinos. De hecho, al entrar en cualquiera de estos hoteles siempre debes pasar por sus enormes casinos que te sugieren que te pares un rato a disfrutar del placer de apostar. Nosotros no somos nada de jugar, además seríamos los perfectos losers porque no sabemos ni como funcionan la mayoría de juegos de cartas, pero tenían mesas con gente apostando a todo tipo de juegos y por supuesto cientos de máquinas tragaperras funcionando las 24 hora del día. Dentro de los casinos hay una cosa terminantemente prohibida, las ventanas, de esta manera el jugador/a puede pasar allí noche y día sin tener la sensación del paso del tiempo. Lo curioso es que si decides echarle algún dolar a la máquina tragaperras enseguida aparecerá una camarera y te preguntará que quieres beber, todas las bebidas ofrecidas alcohólicas o no, ¡son gratuitas! Lo que pretenden es que nadie se vaya de su casino y se gasten toda su fortuna, si el jugador va bebido, posiblemente será más atrevido a la hora de apostar, lo tienen todo pensado. La fiesta en las Vegas son las 24 horas y prácticamente todos los servicios que se ofertan están disponibles a todas horas.

Nosotros elegimos estar alojados en el hotel Stratophere Tower y su ”tema” es la altura, por ello la forma vertiginosa del hotel. Desde lo más alto se puede practicar puenting y en la planta superior a cientos de metros de altura hay unas atracciones que juegan con el vértigo, dejando suspendidos en el vacío a todos aquellos atrevidos que se montan, podéis ver cientos de videos de este hotel en youtube. A media altura del hotel, se encuentra la piscina y tu puedes estar con tu donut hinchable descansando en la piscina mientras ves algún valiente que se lanza desde lo más alto haciendo puenting.

Los precios por alojarse en estos hoteles no son nada caros para lo que se podría esperar, las habitaciones son bastante buenas y el precio es asequible. Lo que se busca es atraer a los clientes con buenos precios para que gasten su dinero en otras atracciones que ofrece el hotel como el restaurante, las tiendas o el mismo casino. Además el lujo de algunos hoteles como el Venecia o el dedicado a loa Antigua Roma, son indescriptibles hace falta ver para creer.

Si estás en la ciudad, también es conveniente que te aprendas los horarios de algunos espectáculos que se hacen diariamente, por ejemplo el hotel Treasure Island, dedicado a los piratas y el mar Caribe ofrece un espectáculo de piratas cada noche a cierta hora, como de una obra teatral a gran escala se tratara, totalmente gratuita para aquellos que se quieran acercar y verlo.

Por cierto a las afueras de la ciudad, se puede aprovechar la mañana para visitar la enorme presa Hoover, merece realmente la pena.

Creo que después de pasar tres días completos en esta locura llamada Las Vegas, no volvería sinceramente, pero sino has estado nunca merece realmente la pena por lo menos verla una vez en la vida.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *