Sorprende el gran contraste que puede llegar a ofrecer China, por un lado aldeas tradicionales que se rigen por un control económico propio de un sistema centralizado como el comunista. Por otra parte, ciudades como Shanghai, donde el capitalismo está bien desarrollado y no parece envidiar en nada a ciudades como Nueva York o Hong Kong.

Continúa leyendo