Parque Nacional Yosemite, EEUU

Compartir

Es el parque nacional más grande de todo EEUU sino tenemos en cuenta el estado de Alaska, el enorme Parque Nacional de Yosemite da cabida a todo tipo de fauna, vegetación y vida salvaje, un ejemplo de belleza en la naturaleza. Está ubicado a unos 350 km al este San Francisco en el estado de California. Pasar unos días en el parque te garantizará obtener la paz y el relax que solo la naturaleza puede brindar.

El parque brinda al visitante de numerosas excursiones, incluso hay sitios donde puedes darte un baño en los preciosos lagos y charcas que puedes encontrar. Pero Yosemite sobretodo tiene dos grandes atractivos de visita casi obligatoria, una es Captain, una súper mole de piedra que se levanta en la parte central del parque. Captain es todo un símbolo e incluso uno de los últimos sistemas operativos de apple llevo el nombre de Captain en honor a esta famosa formación rocosa. En segundo lugar, el otro gran atractivo de Yosemite es poder visitar el bosque de secuoyas gigantes. La secuoya es un tipo de árbol que puede llegar a vivir unos 2500 años e incluso 3000 años llegando a alcanzar los 145 metros de altura. Para que nos hagamos una idea, uno de estos árboles puede llegar a ser más grande que la torre Mapfre de Barcelona y haber nacido unos 1000 años antes que lo hiciera Julio César o Jesús. Por lo tanto cuando te mueves por este bosque uno debe sentir un respeto ancestral ante tales colosos que han visto nacer y caer civilizaciones enteras y siguen sin perturbarse tomándose la vida con mucha calma.

Hacer noche en Yosemite es también muy recomendable, es muy típico alquilar una pequeña casita para refugiarte. Puedes aproximarte a los pequeñísimos pueblos que habitan dentro del enorme parque y comprar provisiones para preparar la cena. Nosotros nos hicimos unos espaguetis y nos tomamos un buen vino para este retiro en la naturaleza. 🙂

Por la noche el espectáculo está garantizado porque el cielo se llena de estrellas y puedes pasarte un buen tiempo contemplando la maravillosa estampa que se posa sobre ti, una experiencia realmente única.

Las carreteras del parque son buenas y accesibles pero cuidado, puesto que no son autopistas y para desplazarte te lleva más tiempo de lo habitual. Lo digo porque a nosotros nos pasó que pensando que San Francisco estaba solo a 350 km podíamos hacer el recorrido en unas 4 horas y fue un fracaso de planificación total. La vuelta a la ciudad de San Francisco fue un poco caótica y se nos hizo eterna, más teniendo en cuenta que al día siguiente teníamos el avión de regreso a casa de buena mañana, al final todo salió bien, pero recordar, si cae la noche la única luz que tendréis será a la de vuestro coche.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *