San Francisco, EEUU

Compartir

Es una de las ciudades con más encanto de los EEUU, situada en el estado de California fue fundada por un fraile español en 1776 y poco a poco fue creciendo debido a la fiebre del oro. Actualmente es una ciudad que tiene muchos contrastes, cultura, libertad y además muchas empresas dedicadas a la tecnología han nacido cerca de San Francisco, como Apple o Microsoft.

Hay muchas cosas por ver en San Francisco, uno puede empezar por la famosa visita al Golden Gate, uno de los puentes más conocidos del mundo. El puente se puede cruzar andando y merece la pena, puesto que a medida que avanzas puedes contemplar el mar. Nosotros vimos delfines, la primera y única vez que los hemos visto en libertad, fue toda una suerte. Al llegar al otro lado hay un parque con un memorial a los marines caídos en guerra. Este famoso puente tiene el triste record de ser el sitio donde más personas se suicidan al año de todo el mundo.

La ciudad de las cuestas, tiene diversos barrios que configuran las diferentes características de San Francisco. Un buen ejemplo de ello es el barrio de ChinaTown, donde uno puede degustar auténticos platos de la gastronomía china o pasear por sus alegres calles llenas de tiendas con toda clase de productos del lejano oriente.

El puerto, es una de las localizaciones más famosas de toda la ciudad, se puede acceder a él caminando desde el Financial District o coger uno de esos maravillosos tranvías con estilo antiguo que tantas fotos y postales ocupan cuando hablamos de San Francisco. El puerto conocido como San Francisco Bay ofrece muchas actividades. Tiene un antiguo paseo marítimo lleno de encanto con un montón de tiendas, además desde el puerto se toma el ferry para visitar la temible prisión de Alcatraz, famosa por la célebre película ”La Fuga de Alcatraz”, que está basada en hechos reales. Si tienes pensado visitar la prisión, más vale que compres tu entrada con bastante antelación, nosotros quisimos comprarla allí mismo y no fue posible, las entradas estaban agotadas para toda la semana.

En el puerto puedes también ver los leones marinos que viven allí, nadie les molesta y ellos encuentran un lugar relajado donde tomar el sol, llama bastante la atención. También encontramos una exposición temporal de máquinas recreativas de todos los tiempos, desde finales del siglos XIX a finales de siglo XX y pasamos una tarde bastante divertida probando máquinas que solo habíamos visto en películas.

San Francisco es conocida como una ciudad bastante liberal, en los años 60 fue el centro neurálgico del movimiento hippie en Estados Unidos y también es una de las primeras ciudades donde se luchó por los derechos de los gays y lesbianas, gracias en parte al famoso activista Harvey Milk, que dió su vida por la causa. A banda de esto, en San Francisco puedes ver casi cualquier cosa. Gente caminando desnudos por mitad de la ciudad o entrando en supermercados. Fumadores de mariguana en cada esquina compartiendo sus ”cigarros” con cualquiera que se preste a escucharlos un rato. Profetas que anuncian la fin del mundo subidos sobre una caja de madera. Carteleras por la ciudad con fotos de personas que practican el sado y se ofrecen para participar en fiestas de este tipo. Maestros espirituales ”new age” que ofrecen su sabiduría inspirada en el budismo…Vamos que tienes que ir con la mente bastante abierta porque es uno de esos lugares donde se respira libertad. Aquí la gente hace lo que quiere siempre y cuando no moleste a nadie. Quizás este es el mayor encanto que guarda esta ciudad californiana y que en nuestra opinión tiene mucho más encanto que Los Angeles, ciudad que aunque ya me habían hablado mal de ella nos decepcionó.

La ciudad además posee un sinfín de parques y zonas de ocio ajardinadas donde poder pasar una tarde practicando ejercicio, yoga, meditación, leyendo o cualquier cosa que nos apetezca. Tienen incluso un maravilloso jardín japonés que hará las delicias de todos aquellos amantes de la cultura nipona. Cabe decir que San Francisco es una de las ciudades más ecológicas del mundo y que más mira por el medio ambiente. Además se promueve mucho la comida vegetariana, vegana y saludable.

Por otro lado, nos pareció una ciudad bastante segura, a diferencia de Los Angeles, como siempre hay que ser precavido cuando cae la noche y no moverse por según que zonas, pero durante el día puedes moverte libremente prácticamente por cualquier rincón de la ciudad a tu aire y sin preocupaciones. Este es otro punto a favor de San Francisco, tiene un aire relajado y amigable que se transmite nada más llegar.

San Francisco es una ciudad con tanto encanto que no querrás irte, por ello, es bueno que reserves como mínimo 4 o 5 días de tu viaje para verla a fondo y sin prisas. Vete a los diferentes barrios multi culturales y prueba sus diferentes comidas. Sal de fiesta en uno de los cientos de pubs nocturnos, donde ponen música a tope y la camarera prepara cockteles lanzándolos al aire al mismo tiempo que canta la canción que está sonando a grito pelado. En definitiva mézclate con sus habitantes porque realmente merece la pena. Es uno de esos lugares que nos gustó tanto que queremos volver algún día, sin lugar a dudas.

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *