Visitando Agra, descubriendo el Taj Mahal

Compartir

El Taj Mahal situado en la ciudad de Agra no precisa presentación alguna. Posiblemente se trata de la tumba más famosa del mundo y puedo decir casi sin ninguna duda que se trata de la más bella.

La historia del Taj Mahal es bien conocida, pero vamos a recordarla. Esta tumba palacio fue construida  en el siglo XVII por el emperador musulmán Shah Jahan de la dinastía de los mogoles en honor a su esposa favorita, Arjumand Bano Begum, la cual murió dando a luz a su decimocuarto hijo. El emperador quiso plasmar con este edificio el amor que sentía por su esposa y hoy en día el Taj Mahal es uno de los edificios que simbolizan el poder del amor. Cuando uno ve semejante mastodonte arquitectónico uno no puede evitar preguntase cuantas vidas costó al pueblo de Agra poder edificar el monumento.

¿Cómo y cuando visitar el Taj Mahal?

Lo ideal es levantarse de muy buena mañana, nada más despunta el día sobre las 5 de la mañana, a la ventanilla de tickets para comprar tu entrada. Se trata de la entrada más cara de toda la India cerca de 20€ pero has venido a la India a ver el Taj Mahal y lo sabes. Una vez compras el ticket debes dirigirte a la puerta. Ten en cuenta que la zona de venta de tickets no está ni mucho menos en la puerta del Taj Mahal sino a unos 15 minutos andando por la zona que rodea el palacio, en nuestro caso, estaba enfrente de nuestro hotel. Una vez pagado el ticket te entra el transporte en bus que te acerca al Taj Mahal mientras te dan una pequeña charla sobre el edificio que vas a visitar. Como siempre el precio que paga el turista es mucho más caro.

Una vez llegues a la entrada te encontrarás una cola enorme de turistas que son separados por género, es decir, mujeres a un lado y hombres a otro. Serás cacheado y tus pertenencias serán revisadas escrupulosamente para verificar que no entra nadie con ninguna arma o bomba. Como podéis imaginar, debido a la fama del lugar, puede ser un objetivo terrorista, por lo tanto toda precaución es poca, pensad que Agra vive del turismo.

Una vez entras al patio principal, pasas por un gran portal y allí puedes ver al fondo y muy a lo lejos el edifico que siempre soñaste ver, el Taj Mahal. Puede parecer un tópico turístico pero realmente impresiona cuando lo ves, da igual las veces que hayas podido ver el monumento por la tele o en fotografía, cuando lo tienes delante de tus narices parece una postal, un sueño, demasiado perfecto.

Como puedes imaginar, empieza ahora la lucha para abrirte paso y poder hacer una foto decente contigo en el Taj Mahal, ¿Qué se va a hacer? Todos somos humanos y a los humanos nos caracteriza la banalidad. La verdad es que es divertido moverte por el patio buscando la mejor foto y sacando diferentes ángulos del edifico, con el sol despuntando a la vez.

Cuando te hayas cansado de hacer fotos puedes avanzar para visitar el Taj Mahal por dentro. El edificio hecho completamente de mármol brilla de manera sobrenatural con la salida del sol. Para entrar debes descalzarte y apuntarte a la cola de turistas que van poco a poco entrando. Dentro podrás ver dos cenotafios, es decir, tumbas vacías, que simbolizan a los dos amantes. Las verdaderas tumbas se encuentran justo debajo de estas en una cámara subterránea cerrada al público. Por dentro uno puede admirar también la belleza de los detalles, el cuidado que pusieron a la hora de esculpir cada centímetro de piedra del lugar. Sin duda, el Taj Mahal es uno de esos edificios que todo viajero debe visitar una vez en la vida, por mucha atracción turística que sea, ésta es de las que vale la pena. El Taj Mahal es todo un juego de simetría que desafía sin lugar a duda a la naturaleza en cuanto a belleza.

Ya hemos visitado el Taj Mahal y ahora ¿Qué?

Una vez hayas visitado el Taj Mahal, puedes también verlo desde la otra orilla del río que pasa por Agra, para ello puedes pedir a tu conductor o tomar un tuc tuc, que te lleve a un parque que a su vez hace de mirador del Taj Mahal. Desde allí podrás tomar muy buenas fotos del edifico y podrás hacerlo de forma totalmente tranquila puesto que está mucho más vacío y cuando nosotros fuimos solo encontramos gente local. ¿Será que muchos turistas no conocen este lugar? Puede ser. El lugar en concreto se llama Mehtab Bagh.

El Fuerte de Agra es otra visita obligada que te brinda la ciudad. Si lo sé, es otro fuerte más, pero este fuerte también tiene mucha de la decoración preciosista que puedes observar en el Taj Mahal. Además ofrece unas vistas preciosas desde el cual podrás ver el Taj Mahal.

Otra propuesta interesante si quieres seguir disfrutando de la belleza del Taj Mahal es comer o cenar en un restaurante cerca del lugar. Muchos de estos restaurantes ofrecen unas maravillosas vistas desde su terraza donde además de degustar la riquísima comida india podrás deleitarte con unas vistas de ensueño.

Como veis en la ciudad de Agra prácticamente todo gira entorno a la famosa tumba, así que fuera de esta atracción poco más se puede destacar. Una vez visto nos dirigimos a nuestro próximo destino Madhya Pradesh, pero eso es otra historia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *